Buscar
  • Arjan Shahani

Aprende a innovar como Google [es más fácil de lo que crees]

¿Cuánto vale para ti contar con la receta secreta de Google para capturar y capitalizar la innovación?



Te tenemos buenas noticias: con una mentalidad Open Source, el gigante tecnológico no es celoso y comparte libremente los principios que rigen su metodología de innovación. Aquí te presentamos un resumen para que los puedas incorporar a tu empresa en muy corto plazo:


1. La innovación puede venir de donde sea


Claro, hay metodologías y estructuras diseñadas para capturar y desarrollar ideas PERO no olvides que una buena idea puede presentarse en cualquier momento e incluso ser extrapolada de una situación risible o absurda. No caigas en el error de pensar que las buenas ideas sólo vendrán de tu equipo de innovación. El fundador de Sun Microsystems Bill Joy, ha sido famosamente citado por decir que “No importa en dónde estés, la mayoría de las personas más inteligentes del mundo trabajan en otro lado.”


Su intención no es atacar el ego de alguna empresa en particular, sino invitar a entender que en un mundo en donde alrededor de 5 mil millones de personas están interconectadas, las fuentes de inspiración no tienen que venir solamente de tu equipo de trabajo y/o de un área de ese equipo de trabajo.


Empresas como HEINEKEN entienden muy bien este concepto y proveen a sus colaboradores las plataformas para compartir ideas enfocadas a la solución de necesidades o problemas en su industria. El grupo cervecero cuenta con una competencia global llamada Heineken Idea Contest, en la cual todos los colaboradores de los diferentes países donde opera pueden compartir ideas que posteriormente pueden entrar en el funnel de desarrollo de nuevos productos y servicios a nivel global. Hasta donde yo sé, colaboradores mexicanos han ganado dicho concurso en dos diferentes años. Uno de ellos es un buen amigo que desarrolló un sistema complementario que eleva la experiencia del servido de barril. El otro, tiene el gusto de estar escribiendo este artículo para ti. 😊 Ninguno de los dos trabajábamos para el área de Innovación al haber ganado.



2. Enfócate en el usuario


Suena obvio al leerlo, pero te impresionaría la cantidad de decisiones que tomamos en las empresas empujadas por variables que NADA tienen que ver con lo que el cliente final busca, quiere o necesita. El dicho “enamórate del problema, no de la solución”, muy común en círculos startuperos, atiende al tipo de pensamiento cliente-céntrico que Google recomienda.



Deja de pensar en el producto que tú quieres lanzar al mercado y piensa en el que va a enamorar a sus usuarios/consumidores. Este es uno de los principios rectores de la metodología desarrollada por Amore Marketing para elaborar un Brand Strategy Map (más info aquí). Nuestros clientes que se han beneficiado del uso de esta solución, ven de primera mano los beneficios inmediatos de dictar una estrategia de marca basada en el punto de arranque de identificación cabal del cliente/consumidor, sus motivadores y necesidades.

Recuerda que para ser exitosa, todo lo que tu marca diga y haga, debería estar enfocado en resolver una necesidad o problema del consumidor final.


3. Piensa 10x


Las soluciones pequeñas generan cambios pequeños. Las innovaciones para las que más vale la pena invertir, son aquellas que tienen el potencial de cambiar el mundo. Si te enfocas en mejorar un producto o servicio en un 5%, seguramente será valioso y positivo… pero imagina el tipo de soluciones que podrías generar si te enfocas en mejorías más radicales.


Cuando Uber invadió los mercados de servicios de taxi tradicional, no pensó en “¿cómo le hago para conseguir que un taxi sea un poco mejor?”… tomaron el modelo existente y lo declararon completamente obsoleto. Reinventaron la experiencia completa y no pensaron en mejorar, sino en CAMBIAR.



Pensar 10x inmediatamente invita a pensar no en mejoras incrementales, sino en soluciones “fuera de la caja”. ¡Ojo! Pensar 10x no tiene que significar tener arcas multimillonarias para implementar de 0 a 100 en 5 nanosegundos. Piensa en grande y empieza a implementar a pequeña escala. Si la idea tiene el potencial de ser útil para 500 mil personas, será útil primero para 10. Crece con base a los aprendizajes y victorias tempranas, y en menos tiempo del que crees, la inercia del éxito de tu proyecto te llevará a ese impacto a grande escala.


4. Falla exitosamente


Recientemente retomé andar en patineta (no, no es midlife crisis sino una gran oportunidad de pasar tiempo y hacer lazos con mi hija que disfruta mucho de este pasatiempo).


En el skatepark que más frecuentamos, es común ver a jóvenes mucho más audaces que yo intentar suertes que parecerían increíbles y que desafían la fuerza de la gravedad. Muchos de ellos compiten a nivel profesional. Sin embargo, si prestas atención te darías cuenta que la mayoría de las veces, sus intentos acaban el fallos y aunque estos fallos son aparatosos, inmediatamente se paran y lo vuelven a intentar.


Estos skaters han aprendido a fallar exitosamente. Saben que lograr el éxito implica caerse múltiples veces, pero también han aprendido a minimizar la afectación de cada caída, de tal manera que rápidamente están de nuevo de pie y volviendo a intentar.


Crear una empresa o producto exitoso requiere entender la importancia de la experimentación y rápida iteración; implica una capacidad de reinventar, trabajar duro, persistir e intentarlo de nuevo. Aprende a caerte, identificar por qué te caíste, corregir rápidamente y volver a intentar. Los fallos se vuelven fracaso solamente en el momento en que te rindes. Antes de eso, son sólo caminos y oportunidades de aprendizaje que te acercan al éxito si así lo quieres.


Ahora, para sacar verdadero provecho de cada uno de los fallos, es SUMAMENTE importante tener métricas contra las cuales valorar para entender qué sí funcionó y qué no. No se trata de intentar 10 mil cosas a la vez de tal suerte que cuando una funcione hayas perdido visibilidad de cuál fue la que funcionó o en qué dimensión. En términos de marketing digital, te invitamos a conocer más respecto a métricas útiles aquí.


5. Invierte el 20%


Los colaboradores de Google tienen por diseño, la responsabilidad de dedicar 20% de su tiempo a proyectos que les apasionen, independientemente de su rol o responsabilidad formal dentro de la empresa. En términos prácticos, esto significa que el equivalente de un día de la semana, es dedicado a perseguir nuevas ideas, probar y desarrollar entregables que no forman parte de los indicadores de desempeño de su descripción de rol. Hacer esto, no solo rescata la idea que ya platicamos de que la innovación puede venir de donde sea, sino que HABILITA y EMPODERA a los colaboradores a trabajar en dicha innovación.


6. Empieza con innovación, continúa con data


El chispazo creativo para generar múltiples ideas es el paso inicial y como ya comentamos, puede venir de múltiples fuentes. Sin embargo, no todas las ideas tienen ese elemento “good to great” que hace lógica una inversión escalable. Es crítico que en un funnel de innovación, se promuevan las ideas para las cuales hay data que nos indique potencial éxito si se les lleva a gran escala.


Igualmente relevante es usar la data para poder, sin apego emocional, desechar lo que creíamos que era una excelente idea pero que los números de adopción tempranamente nos están indicando lo contrario.


¡Importante! Asegúrate que la data que estás usando es fidedigna y que la estás utilizando correctamente para medir lo que tienes que medir. Hablando por ejemplo de campañas publicitarias en canales digitales, es vital no caer en los juicios de “no jala, no veo que le den Likes” y saber explotar la data para identificar si cada objetivo específico para el que fue diseñada la campaña se está logrando. Si te interesa este tema, te invito a leer este artículo.


7. Ten una misión que importa


“Generar valor para nuestros inversionistas” es una misión que no inspira, que no conecta, que no invita a los colaboradores a ser parte de un propósito que les es relevante, aspiracional y al cual felizmente aportarían esfuerzo discrecional y sus ideas personales. Sin embargo, diferentes versiones de ese enunciado insípido adornan el lobby de múltiples empresas en nuestro país.



¿Por qué no podemos pensar en razones de ser más trascendentales, importantes y holísticas? ¿Realmente somos tan impersonales y robóticos que lo único que nos interesa es generarle dinero a personas que ya tenían dinero para invertir en nosotros?


No es mi intención generar un amplio discurso respecto a la importancia del sentido… En 1946 Viktor Frankl ya lo había hecho y no pretendo competir con él (pero sí puedo recomendarte su libro “El hombre en busca de sentido”). La idea es invitarte a hacer lo que Google hizo al declarar que su MTP (Massive Transformative Purpose) era “organizar la información del mundo”. El MTP de Elon Musk al fundar SpaceX fue “hacer de la raza humana una especie multiplanetaria” ¿Crees que sus colaboradores son más o menos propensos a innovar que los de una empresa cuya razón de ser es darle dinero a los inversionistas?


En el siguiente video, Google mismo hace una breve presentación de 3 de los principios que acabamos de compartirte:



En Amore Marketing, estamos constantemente buscando formas de innovar en pro de lograr exceder las expectativas y necesidades de nuestros clientes y de las marcas que nos invitan a representar. Es este impulso el que nos ha llevado a desarrollar formas únicas y propietarias de construir mapas estratégicos de marca, evaluar y medir el desempeño de campañas publicitarias, organizar contenidos y campañas de una forma en que podamos explotar mejor la data que arrojan. ¿Queremos ser como Google? No en todos los sentidos. En muchos de ellos, ¡queremos ser mayores y mejores! Pero nos gusta su enfoque en la innovación y pensamos que a ti también puede servirte en tu proyecto y empresa. ¡Ojalá que así sea!




1028 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo